sábado, 14 de agosto de 2010

39 grados

Otro verano de periódicos flacos
y asesinatos en cadena.
Tipos que saltan al telediario
cansados de ser reservas.


La luna se derrama los sábados
como la espuma de cerveza
Y la ciudad de agosto es un kiosco cerrado.

2 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Pues revienta la persiana del kiosko. ¿O debería decir quiosco?

La sonrisa de Hiperión dijo...

Agosto de cuchillos clavados en la espalda...



Saludos y un abrazo.